La crisis del Barcelona caló profundo en su estructura. Después de la derrota por 8 a 2 frente al Bayern Munich, se decidió por destituir a su entrenador, Quique Setién, y a su director deportivo, Eric Abidal, a quien se le atribuye la mayor responsabilidad por su política de fichajes.

Con estos despidos, Josep Bartomeu, presidente del club, tomó cartas en el asunto y rápidamente contrató a Ronald Koeman, ex jugador del club y ex entrenador de la selección holandesa, quien tiene un plan muy ambicioso para levantar al Barcelona. Su objetivo es seducir a Lionel Messi y renovar la plantilla. Para ello se tomó una primera decisión, declarar intransferible al astro argentino. Con él, otros ocho jugadores corrieron con esa suerte, ¿Quiénes son? Griezmann, Ter Stegen, Lenglet, Semedo, Ansu Fati, De Jong y Dembelé.

El nuevo entrenador ha tenido una charla con Messi para poder hablar del futuro del club, aunque se ha llevado más dudas que certezas. Sin dudas lo quiere en Barcelona y así lo ha expresado: «Es el mejor jugador del mundo y al mejor del mundo lo quieres tener en tu equipo. Por mi parte, me encanta trabajar con Messi porque te gana partidos. Si tiene el rendimiento que siempre ha demostrado, estaría contentísimo si quiere quedarse».Por otra parte, quienes serían colocados en la lista de prescindibles son Luis Suarez, Jordi Alba, Sergio Busquets y Gerard Piqué.

Finalmente el 10 fue elegido para ser el líder del nuevo ciclo que se viene en el club culé, pero la pregunta es que todos se hacen es ¿Quiere Messi ser la cara del nuevo Barcelona?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *